Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Utilizando los escáneres de Artec 3D para salvar todo lo salvable de la civilización más antigua del mundo: Mesopotamia

El reto: Durante décadas, el pueblo iraquí se ha enfrentado a bombardeos, guerras y destrucción, y el patrimonio que constituye la cuna de la civilización también ha sufrido mucho. El reto era escanear estas tierras como parte de una película del cineasta Ivan Erhel.

Las soluciones: Artec Space Spider, Artec Eva, Artec Studio, Agisoft Photoscan (ahora Metashape) para fotogrametría y escaneo con drones

Los resultados: La película está terminada y se ha iniciado un nuevo proyecto: formar a los jóvenes de Irak en la tecnología de escaneado en 3D mientras se digitaliza el país de forma colectiva.

La captura de datos desde las alturas requería un poco de improvisación

La cuna de la civilización, el lugar de nacimiento de herramientas esenciales como la escritura y la historia registrada: Mesopotamia. Sin embargo, a pesar de toda esa santidad y riqueza cultural, grandes extensiones del Irak actual están en ruinas, y muchas cosas se han perdido, dañado o destruido en la guerra.

Este proyecto comenzó con una idea: salvar lo que aún podía salvarse.

“Todo empezó en febrero de 2015 tomando unas copas en casa con un amigo mío y de mi mujer", cuenta el cineasta francés Ivan Erhel. Este amigo acababa de comprar un Artec Eva, un escáner 3D de mano profesional, y estaba como loco con él. "Quería escanear el mundo entero", comenta Erhel.

Después de ver un vídeo del ISIS destruyendo un museo en Mosul, ambos quedaron impactados. El amigo de Erhel lamentaba todo lo que se había perdido.

"Dijo: 'Si hubiera estado allí un momento antes'", explica Erhel, "'todavía tendríamos una imagen buena y precisa de cómo era. Pero ahora, es demasiado tarde'".

"Seguimos hablando y llegamos a la conclusión de que todavía había mucho que proteger en Irak", afirma Erhel. "Dije, vale, vamos a por lo que queda".

Al final, Erhel tuvo que coordinar el proyecto por su cuenta, enfrentándose a muchas dificultades para conseguir un visado y obtener la autorización necesaria para empezar a trabajar. Pronto se dio cuenta de que, teniendo en cuenta todos los demás obstáculos que se iban a encontrar, lo más sensato era continuar con el proyecto centrándolo en lo que mejor sabía hacer: hacer una película.

"Tenía muchas ganas de hacer algo, pero no soy militar, no soy político, no tengo absolutamente ningún poder", dijo, “pero hago películas”. Así que dije: “Bueno, hagamos una película'".

Jawad Bashara, junto al arqueólogo Abdulameer Al Hamdani y el fotógrafo Sarmat Beebl, rumbo al famoso Ziggurat (Foto: Films Grain de Sable)

La historia narra el viaje de un hombre llamado Jawad del Sur al Norte. Es un escritor iraquí que se había refugiado en Francia y que regresa a Irak 35 años después con la intención de volver a su país y hacer lo que pueda para preservar lo que queda del patrimonio que se ha perdido.

"El protagonista, no es un friki en absoluto", ríe Erhel. "Pero, se las arregla para manejar el escáner y escanear de forma profesional".

Con esta trama, el equipo pudo hacer varias cosas a la vez: hacer una película y escanear a Irak en 3D, demostrando la accesibilidad de la tecnología 3D.

Escaneando por el camino

Lo primero que el equipo intentó escanear fue lo que queda de la Vía Procesional, un largo camino de ladrillos que antaño tenía unos 250 metros de largo y 20 de ancho. La Vía también estaba adornada con más de 100 animales y criaturas legendarias, de las que se escaneó una (un mušḫuššu o mushkhushshu, un híbrido de león y dragón). También se escaneó un ladrillo de los cimientos del muro que conmemora la construcción del Zigurat de Babilonia, más conocido como la Torre de Babel.

Escaneo del ladrillo de los cimientos con Artec Space Spider

Y teniendo en cuenta la dificultad que presentan estos lugares, el equipo tuvo mucho trabajo cuando llegó para empezar a escanear. "En Nimrud, la mayor parte del bajorrelieve estaba totalmente destruido", dice Erhel. "En Babilonia, los Mušḫuššu han perdido sus colores, pero están en un estado de conservación bastante bueno, ya que estuvieron enterrados bajo la arena durante siglos. Y en Hattra, el yacimiento había sido ocupado por el ISIS durante varios años y las esculturas habían sido "desfiguradas", es decir, se les había borrado la cara por de martillazos o disparos".

Cuando Erhel y el equipo que había reunido se dirigieron a Irak en 2016, el ISIS ocupaba el 30% del país, recordó Erhel. "La situación era tensa", dice. "Pero volvimos una y otra vez".

Para Erhel, Artec Space Spider era una opción ideal para usar con una plataforma giratoria a la hora de escanear objetos pequeños como un perno de cimentación o un ladrillo, lo que pudieron hacer en el interior, en un entorno tranquilo. La capacidad de Space Spider para renderizar geometría compleja, aristas finas y bordes delgados es lo que lo convierte en una solución esencial para piezas pequeñas y de diseño complejo como estas reliquias culturales, suministrando alta resolución y escaneos de la mejor calidad cuando se usa solo o cuando se combina con otro escáner. En el campo, el Artec Eva resultó ser el más apropiado para la tarea, ya que era menos sensible al movimiento incontrolado cuando se sostenía en un palo, y era capaz de analizar objetos más grandes como un bajorrelieve con un ángulo más amplio.

El equipo pudo capturar lugares altos con el Artec Eva mientras viajaba por el país

Para uno de los monumentos, que tenía entre 60 y 75 metros de ancho y 30 de alto, se combinaron el Eva y el Space Spider. Algunos escaneos se hicieron también con un dron, que era ilegal en Irak y, por tanto, fue confiscado durante una semana, mientras que otras piezas requirieron el uso de herramientas improvisadas para llegar a zonas difíciles.

"Siempre con el escáner en un palo", describe, dado que algunas piezas estaban tan altas que eran difíciles de alcanzar, y era imposible moverlas.

Sin dejar de moverse, Erhel dirigió a su equipo de norte a sur, escaneando todo, desde ruinas a monumentos, pasando por los rostros de ciudadanos y soldados. "Escaneábamos a la gente y, cuando se veían en la pantalla del ordenador, entendían lo que estábamos haciendo", dice Erhel. Pero luego preguntaban, “¿Pero para qué escaneáis? ah, para proteger el patrimonio, por aquí hay bastante de eso”, bromea.

"El ISIS había empezado a empujar hacia el norte, así que estábamos en la primera parte no militar de Nimrud", recuerda. "Desgraciadamente, aquello estaba totalmente destruido, exceptuando una escultura".

Tras bautizar esta escultura como "el último superviviente de Nimrud", el equipo decidió empezar a escanearla con Eva, pero en ese mismo momento se oyeron disparos. "Dispararon al aire", dijo. "Los militares estaba protegiendo el lugar, y pensaron que tal vez éramos saqueadores".

Sin embargo, una vez que se les explicó el verdadero propósito del equipo, se les recibió con mayor calidez y se les permitió continuar con el escaneo.

Preservar lo que se pueda capturar digitalmente

Considerando la causa

Pero con la tensión, la destrucción y la muerte siempre presentes y tan cercanas, Erhel y su equipo se encontraron con una pregunta difícil: ¿Es justo centrarse en la conservación del patrimonio cuando hay gente que muere por todas partes, todos los días?

La respuesta le llegó a Erhel a través de un general iraquí en Mosul. "Me dijo: 'Somos como un árbol'", relató Erhel. "'Cuando la gente cae, es como la caída de las hojas y las ramas. Pero si se destruyen las raíces, entonces no hay árbol'".

Por eso hay que cuidar estas "viejas piedras", comprendió, incluso en medio de la guerra y el sufrimiento. "Seguimos avanzando, siguiendo al ejército y a la coalición, hasta que Mosul fue totalmente liberada en 2017", afirma.

Devolver lo que debemos

Para este entregado equipo, su trabajo va más allá de la preservación cultural, ya que se trata de capturar la historia que da forma al mundo en el que vivimos hoy. "Aquí es donde se inventó todo", dice Erhel. "La escritura, el concepto de derecho, los descubrimientos científicos, la trigonometría, las matemáticas, la arquitectura, el primer arco ("que también escaneamos", añadió): Irak no es sólo un país en guerra; es donde nació la civilización occidental".

Aunque la película está terminada, el trabajo y los planes de Erhel y su equipo aún no han terminado. Su próxima parada: Un taller en octubre llamado Tech 4 Heritage, en el que tienen previsto enseñar a los jóvenes iraquíes la tecnología 3D de una forma mucho más educativa y participativa. Erhel está preparando reuniones con la televisión iraquí y la radiodifusión francesa para llevar el proyecto aún más lejos, pero por ahora la película completa de 90 minutos se emitirá en el canal de televisión francés y alemán Arte, tras lo cual se emitirá una versión más corta de 50 minutos en otros 20 países.

"Quiero lanzar un movimiento de conservación del patrimonio", afirma Erhel. "Si enseño a 40 personas a utilizar el 3D, y ellas enseñan a más gente, y empezamos a recopilar datos de todo el país, podremos digitalizarlo todo", afirma, y añade que va a enviar su Eva de vuelta a Irak para que sea de uso común "donde debe estar".

Aunque ya se ha perdido mucho, aún se puede salvar lo que queda

"El país está muy dividido, pero hay patrimonio en todas partes en Irak", afirma. "Y el patrimonio es (además de un equipo de futbol) lo que puede unir al país".

Y además de hacer todo lo posible para que el país tenga en común el amor por el patrimonio, movilizar a la gente para que se involucre y devolver algo a la juventud, también hay un sueño mayor: devolver al pueblo iraquí el orgullo de ser la cuna de la civilización.

Ahora es posible capturar digitalmente reliquias antiguas y hacerlas accesibles a todos

"En diferentes momentos de la historia, Bagdad ha estado en la cumbre mundial", dice. "Tal vez ahora podamos reunificar un poco el país, y también recordar al mundo lo que todos debemos a Mesopotamia: porque el 90% de nuestra cultura procede de aquí, se lo debemos todo".

Y aunque el proceso de escaneo en 3D tiene lugar en todo el país, la documentación de una historia de esta riqueza sólo puede beneficiar a todo el mundo.

"Esta historia está ambientada en Irak", dice Erhel, "pero esta historia es de todos".

¿Quieres recibir este artículo en tu bandeja de entrada?

Mantente informado de las nuevas ofertas y actualizaciones de Artec 3D.