Artec Eva se involucra en la parálisis facial y en las emociones que se esconden detrás de ella.

Por Loretta Marie Perera

Resumen: El uso de escáneres Artec Eva para escanear rostros de personas con parálisis facial. Combinar la medicina, el arte y la tecnología para una mayor comprensión.

Objetivo: Crear arte con rostros escaneados en una exposición interactiva en el museo Tate Liverpool.

Escáneres utilizados: Artec Eva, Artec Studio

Cuando, a mediados de 2019, el director artístico Vic McEwan utilizó por primera vez Artec Eva para escanear el rostro de un paciente con parálisis facial, su objetivo era principalmente investigar. "Estoy haciendo mi doctorado y parte de ello es estudiar la parálisis facial y lo que significa para la gente. En ese momento estaba trabajando con un paciente y con uno de los principales cirujanos de nervios faciales del mundo", dice McEwan de The CAD Factory de Nueva Gales del Sur. "Empezamos a explorar la historia del paciente y decidimos empezar a escanear su cara."

Gracias a Artec Eva, la exposición "If They Spend the Time to Get to Know Me" de Vic McEwan en la Tate Liverpool muestra el arte y la emoción que hay tras la parálisis facial.

La parálisis facial – la pérdida de movimiento facial debido a daños en los nervios – afecta al 1,5 por ciento de las personas en algún momento de sus vidas. Esta pérdida de movimiento, a menudo en un lado de la cara, puede estar presente en el nacimiento o producirse más tarde. Puede ser el resultado de una apoplejía o un tumor, o un efecto secundario de una enfermedad o una lesión. Para algunos desaparece, para otros es permanente. La parálisis facial puede afectar a menudo a las interacciones del paciente con los demás, e interferir en la forma en que los demás las perciben: Además de los impactos negativos en el habla y la visión, la parálisis facial también afecta a su apariencia, y a la forma en que se manifiestan las expresiones faciales. Los que sufren de parálisis facial son observados constantemente, y tienen una mayor tasa de depresión.

"Cuando empezamos a escanear sabíamos que era el principio de algo grande..."

"Pensé que habría un desfase entre el escaneo 3D y el software, pero todo lo contrario – utilizando esta increíble tecnología para obtener imágenes digitales tridimensionales de alta calidad, entendimos que podíamos utilizarlas para explorar la calidad emocional dentro de ellas", dice el estudiante de la Universidad de Sydney.

Artec Eva, un escáner 3D de luz estructurada que captura medidas precisas de todo tipo de objetos y superficies, es seguro y preciso en todos los casos, ya sea con una pieza de automóvil, una prótesis, la cabeza de un niño o el mismísimo Barack Obama.

Cuando le llegó la propuesta del museo Tate Liverpool para mostrar su trabajo, el concepto de la exposición se amplió. "Pensé que sería interesante, más que mostrar la obra que habíamos hecho anteriormente o que estábamos en proceso de hacer, reconocer que no son sólo las personas que tienen parálisis facial las que tienen problemas con su propio rostro", dice McEwan. "Es una oportunidad para comprometerse escaneando personas".

Con la supervisión de la Dra. Susan Coulson, miembro fundador del Servicio de Nervios Faciales de Sydney y destacada fisioterapeuta especializada en la parálisis de los nervios faciales, McEwan comenzó a explorar un terreno común entre los mundos de la medicina, la tecnología y el arte.

En el transcurso de la muestra, que se llevará a cabo del 3 al 22 de marzo de 2020, se invitará a los visitantes de la Tate Liverpool a participar en esta exposición interactiva y multidimensional: Las caras serán escaneadas con el Artec Eva, los datos serán procesados en tiempo real usando el software Artec Studio para la rápida creación de modelos 3D mientras una impresora 3D va imprimiendo una cara detrás de otra. Cada impresión dura unas seis horas, con 110 tonos de piel disponibles que aseguran que el color pantone exacto del individuo coincida – que la representación de la diversidad existe también dentro de la obra. Comenzando con algunos de sus trabajos anteriores, McEwan pretende tener hasta 100 caras impresas y montadas en una pared para el final de la exposición.

Mientras se escanean los rostros, también se imprimen para ser montados en una pared como parte de la exposición. [Fotografía de Vic McEwan / The CAD Factory]

Además del escaneo facial y la impresión, varias iniciativas se suman a la naturaleza inmersiva de la exposición. Un vídeo en el que los pacientes hablan de su experiencia al ser escaneados, un médico siendo escaneado e impreso como parte de un proyecto de audio para ampliar el peso emocional que los médicos practicantes de medicina enfrentan, mientras que un "arpa de nervios faciales" – un instrumento ensamblado en un modelo de la cara de un paciente – da voz a los nervios que ya no funcionan.

Las imágenes fotográficas en la pared ofrecerán a los visitantes una experiencia entre bastidores de Artec Studio y de cómo se generan los datos. "Le mostré las imágenes a mi hija de 9 años y dijo: "¡Guau, mira todas estas caras hechas de mariposas!" recuerda. "[Incluso dentro de los datos del software] hay cantidad de imágenes bonitas que son casi poéticas."

Fusionando la medicina, el arte y la tecnología para ver más de cerca la parálisis facial. [Foto de Vic McEwan / The CAD Factory]

El escaneo en 3D es también una forma de comprobar cómo interactúan los visitantes con la galería: Pueden asistir el tiempo que quieran y comprometerse con la obra los que estén interesados – ya sea de una manera profunda que implica la participación, o de una manera rápida, como espectador.

Un proyecto ambicioso en sí mismo, la naturaleza internacional de la exposición planteaba aún más retos. "Acceder a un escáner [en una ciudad extranjera] y traer partes de mi estudio desde Australia, eso lo primero", bromea McEwan.

El socio certificado Oro de Artec 3D en el Reino Unido, Patrick Thorn & Co., respalda la exposición en Liverpool y no es nuevo en el campo del escaneo facial y médico. "Ya hemos trabajado antes con el escaneo facial, como en el caso del escaneo de orejas y los implantes de orejas impresas en 3D para niños, y la reconstrucción facial para la medicina forense y la arqueología", dice Thorn. "En este caso, fue maravilloso poder ver cómo se combinan los mundos de la medicina y el arte, ¡sin mencionar esta colaboración transcontinental entre Australia e Inglaterra!"

McEwan también ha tenido que trabajar con dos comités de ética, uno que supervisa el trabajo en Sydney y otro dentro de la universidad con tal de que su escaneo facial de los pacientes sea aprobado.

Mientras esperaba la aprobación del comité de ética, sólo dos pacientes fueron escaneados. Cuando regrese a Sydney, dice, todos los pacientes en curso serán escaneados, así como los médicos y todos los practicantes médicos involucrados. Todo esto es parte de una exposición futura más grande: La obra de arte de la Tate formará parte de una exposición final, y se presentará finalmente junto con una tesis y más investigaciones realizadas en los próximos años.

En su intento de encontrar el escáner 3D correcto y el software que lo acompañaba, McEwan consideró varias opciones. Además de la facilidad del proceso y la opción de usar los escaneos de forma creativa, fue el efecto visual de los escaneos de Eva lo que le atrajo.

Una muestra artística de escaneo facial.  [Fotografía de Vic McEwan / The CAD Factory]

"Comparé muchos softwares de escaneo 3D para ver cuáles tenían las imágenes más bellas en la creación – y me encanta el software de Artec. Sus creaciones son tan bonitas que siempre quiero tener copias impresas.

En esta mezcla de medicina, arte y tecnología, el escaneo en 3D de los rostros y la captura de cosas que a menudo pasan desapercibidas, han añadido un nuevo elemento a una exposición ya de por sí inmersiva e inclusiva.

"Estoy entrando en un mundo médico en el que la clave es conocerlo todo, donde la gente dice cosas como: 'Si no puedes medirlo, no es un hecho real'", dice McEwan. "Y yo estoy aquí diciendo lo contrario – dentro de las cosas que no podemos medir, hay información más allá de lo que es clínico o práctico que es vital para entendernos los unos con los otros."