Explorando la orilla occidental del Lago Turkana

11/09/2014

Nuestro viaje a Nairobi fue retrasado debido a un aguacero imprevisto, un evento raro en esta parte del mundo. Perdimos algo de tiempo esperando a que escampara – con este clima no era seguro viajar en nuestro avión Cessna para cuatro personas – pero el lado positivo fue que nos reunimos con Lawrence Martin, director del TBI, y algunos de sus colegas que vinieron al campamento en una avión caravan de 10 puestos, el cual trajo comida y otras provisiones al campamento.

Durante la cena les mostramos nuestros escaneos a los arqueólogos y fue un placer ver sus reacciones. Uno de ellos dijo algo como “¡Oh! Así que ya no tendré que viajar entre campamentos y países! Simplemente puedo escanear y guardarlo en mi computador. ¡Ahorra tanto tiempo! Es impresionante, ¡Se puede ver cada ranura!

Después de la cena tomamos el avión de 10 puestos al otro lado del Lago Turkana, la orilla occidental, y aterrizamos en Turkwel, en donde el TBI tiene otras instalaciones.

Cruzando el lago.

Una vez que el avión cruzó el lago vimos una impresionante diferenca entre las floras de las dos orillas: había más árboles y menos arbustos espinosos en esta parte del desierto. Desde el aire, las casas locales tenían mejor aspecto que las de Illeret, las cuales están hechas en su mayoría de materiales anteriormente desechados. Acá estaban hechas de ramas tejidas entre sí y rodeadas de organizadas rejas.

Una casa en Turkwel.

Cuando estábamos aterrizando Francisco vio un espejismo en el desierto. Él aseguró haber visto un gran lago en la distancia (tomó un poco de tiempo convencerlo de que estaba equivocado…). Después de aterrizar, tomamos dos carros que estaban esperando por nosotros. Las personas que vi en el pueblo mientras miraba por la ventana durante el trayecto se veían mucho mejor que los locales en Illeret. Lawrence explicó que acá hay más vegetación para el ganado, y que la proximidad de un río y el lago hace que el agua sea más accequible a los locales. Hasta han establecido algunos lazos de comercio con Nairobi vendiendo carbón. El campamento de Turkwel es más grande y está mejor equipado que el de Illert y la vista que desde el comedor hay del rio es abolútamente fantástica, pero en esta área hay menos fósiles. Sin embargo, el TBI planea invitar a estudiantes y arqueólogos de todo el mundo a este campamento.

El campamento TBI en Turkwel.

El meticuloso trabajo de limpiar la piedra de los huesos fosilizados en algunas ocasiones puede tomar hasta meses.

A la mañana siguiente despegamos hacia Nairobi y una vez más tuvimos que cambiar nuestros planes debido al clima. Debido a la fuerte lluvia tuvimos que aterrizar en el aeropuerto internacional de Nairobino, y no el el aeropuerto privado que habíamos planeado utilizar. Algunas horas más tarde partí a Moscú desde ese lugar, mientras que Francisco se devolvió a Lima…

Toldo, te extrañaré.