De Nairobi al Parque Nacional de Sibiloi

31/08/2014

Nuestro viaje empezó en el aeropuerto de Nairobi en donde tomamos un pequeño avión Cessna hacia el norte durante 3 horas a través de Kenia y hasta llegar al campamento principal TBI en el lado oriental del lago. Luise Leakey y su colega Myriam pilotearon el avión. Son pilotos perfectos - ¡el aterrizaje en la tierra de la sabana fue increíblemente suave!

Finalmente llegamos al campamento principal TBI, el cual está compuesto por un grupo de 10 edificios grandes construidos por la población local a aproximadamente 1 km del lago Turkana gracias a los esfuerzos de Richard Leakey y la financiación privada que él logró obtener. Dichos edificios cuentan con varios laboratorios, almacenaje, una cocina, dormitorios para los estudiantes y los investigadores y hasta una bóveda para guardar los preciados homínidos.

Fósil de hipopótamo

El área de Turkana Basin es especialmente rica en fósiles tanto humanos como de fauna. Los abuelos de Louise empezaron a escavar en la fuente del lago – el Río Omo en Etiopía. Todos los fósiles fueron enviados a la Universidad de Kenia, pero hay tantos fósiles alrededor del lago, particularmente en el Parque Nacional Sibiloi, que necesitamos a cientos de personas para encontrarlos e investigarlos todos. Con este propósito la familia Leakey fundó un instituto paleoantropológico, el cual también guarda los fósiles. Esto ha ayudado a atraer más gente acá y a desarrollar el área.

Restos prehistóricos de un animal encontrado en el lugar de excavación esperando a ser limpiado cuidadosamente, examinado y documentado.

En el campamento TBI nos encontramos con Richard Leakey y su esposa Meave, quien es realmente gentil y modesta, a pesar de su estatus de personas prominentes en el campo de la investigación de la evolución humana. Con ellos estaba una geóloga llamada Karen y un grupo de trabajadores nativos que ayudan y apoyan las actividades del TBI.

Denis alistándose para escanear el cráneo de un jabalí

Estaba lloviendo hoy en el Parque Nacional Siboli y hacían unos cómodos 25C. Sin embargo, los sitios de excavación se han tornado lodosos y es difícil acceder a ellos en carro. El plan para el resto del día es escanear la cabeza fosilizada de un jabalí a modo de entrenamiento, así como los restos óseos de unos rinocerontes, jirafas y cocodrilos modernos. ¡Nuestros planes para los próximos pocos días incluyen acampar por unas noches en otra locación y escanear los restos de un cocodrilo, un elefante y una tortuga gigante justo en el sitio!

Escaneo 3D del cráneo de un jabalí, tomado en el sitio paleontológico de la Cuenca del Turkana, Kenia