Buscando la verdad sobre la Piedra rúnica de Kensington con Artec Eva y Space Spider

04/04/2019

Durante más de un siglo, los historiadores y los científicos han tenido debates sobre cuándo llegaron los vikingos a Estados Unidos y qué tan lejos viajaban hacia el oeste. Uno de los artefactos clave en este debate ha sido la Piedra rúnica de Kensington, una piedra de 202 libras (92 kilos) descubierta por un granjero de Minnesota en 1898. Tallada con runas escandinavas de apariencia antigua, si se demuestra que es auténtica, este artefacto podría cambiar la historia de América tal como la conocemos.

Dos populares arqueólogos, Blue Nelson y Mike Arbuthnot, presentadores del exitoso programa de televisión America´s Lost Vikings, decidieron ir y verlo por si mismos.

"Desde que se descubrió la piedra rúnica por primera vez en 1898, los científicos se han dividido sobre si las tallas tienen realmente 650 años de antigüedad", dijo Nelson.

Se sabe que los vikingos cruzaron el Atlántico y se establecieron, al menos por un tiempo, en la costa de Terranova, en L'Anse aux Meadows, alrededor del año 1000. Pero la distancia desde allí hasta Kensington, Minnesota, donde se encontró el retablo enredado en las raíces de un árbol de álamo temblón, es unas 1.800 millas de distancia. Si los vikingos llegaron tan lejos y el como es otra cuestión.

Los críticos de la piedra rúnica apoyan la versión de que fue Olof Ohman, el granjero de Minnesota quien encontró la piedra rúnica, quien realmente la esculpió y luego la enterró, con la esperanza de engañar a todos para que creyeran que su falsificación era el real.

La piedra rúnica consiste en dos tipos diferentes de piedra, un mineral más duro, el Grauvaca, y uno más suave, la calcita blanca. La primera reacción de Blue Nelson al mirar más de cerca la piedra fue que debido a que se encontró boca abajo en un suelo húmedo, y había estado allí durante más de seis siglos, las runas excavadas en la calcita más suave, debía de mostrar mucho más desgaste que aquel cincelado en la piedra grauvaca.

Pero solo mirar la piedra con una pequeña lupa no iba a darles ninguna respuesta. Necesitaban poder medir con gran detalle y precisión la profundidad y las formas de las tallas, y así despejar todas las dudas. Fue entonces cuando acudieron al escaneo 3D.

El escaneo 3D ha demostrado una y otra vez su utilidad en el campo de la arqueología. No solo nos permite profundizar y analizar mucho más claro a los artefactos y sus detalles intrincados, sino que todo está siendo capturado digitalmente y convertido en modelos 3D altamente dinámicos, los arqueólogos también pueden compartir copias digitales de estos mismos artefactos, archivarlos para investigaciones futuras, e imprimirlas en 3D en una variedad de materiales, incluso imprimir versiones en miniatura o ampliadas de la versión original.

Se llamó a los especialistas de Laser Design para que los ayudaran en el escaneo, y trajeron con ellos los escáneres 3D de mano en color, Artec Eva y Artec Space Spider. La piedra rúnica de Kensington había sido escaneada en 3D en el pasado, pero sin nada que se acercara al nivel de detalle que traen los escáneres de Artec. Eva cuenta con una precisión de punto de hasta .1 mm, mientras que Space Spider ofrece un impresionante .05mm.

Kevin Shain, de Laser Design, ayudó con el escaneo y le dio a Nelson y Arbuthnot un curso intensivo de 10 minutos sobre cómo escanear. Eso fue suficiente para ponerlos en marcha. Apenas unos minutos, y ya estaban escaneando como experimentados profesionales.

"Los escáneres de Artec son los escáneres más fáciles con los que he trabajado, y los nuevos usuarios de todos los niveles son capaces de entender de manera muy rápida, qué hacer y por qué", dijo Shain.

"Esto es increíble ..." dijo Nelson, "... totalmente cero invasivo". "Este será el modelo 3D de más alta resolución de la piedra rúnica de Kensington que se haya producido".

Mientras escaneaban la piedra rúnica, observaron cómo las imágenes en color extremadamente detalladas de las antiguas runas, cobraban vida en la pantalla en tiempo real.

El escaneo completo se hizo en menos de una hora. Primero, se usó Eva para la cobertura general y el detalle de los colores de la piedra. Luego, para garantizar el máximo nivel de detalle, se usó Space Spider en las runas individuales. A pesar de que Space Spider se usa normalmente para objetos más pequeños, el tamaño grande de la piedra rúnica (30 × 16 × 6 pulgadas (76 × 41 × 15 cm)) no fue un problema para el escáner manual, que, junto con el escaneo de Eva, hizo que todo fuese aún más fácil. Se capturaron todos los datos en menos de una hora.

"La cantidad de detalles que obtuviste con esa “cosa” es increíble", dijo Nelson, mientras miraba la vista previa.

El procesamiento posterior de los escaneos se realizó en Artec Studio y tomó menos de una hora para los resultados iniciales de color. Los escaneos finales de alta resolución se completaron en cuatro horas, con el tiempo adicional necesario para garantizar que el modelo 3D fuera una copia digital perfecta y precisa de la piedra rúnica Kensington.

En palabras del experto en escaneado 3D de Laser Design, Kevin Shain, se explica cómo se realizó el procesamiento posterior: "Con tan sólo un día de disponibilidad con la piedra rúnica, necesitaba trabajar de manera rápida y precisa. Después de escanear, alineé los conjuntos de datos de Eva, realicé algunas modificaciones de partes atípicas y obtuve como resultado una fusión nítida. Luego, combiné los datos ya obtenidos con los datos de súper alta resolución de Space Spider ".

“Los datos de Space Spider y EVA coincidieron a la perfección. Ejecuté el último registro global en todo, seguido de una eliminación atípica y, finalmente, una fusión aguda. El resultado fue un modelo 3D completo y de alta resolución de la piedra rúnica Kensington ".

Una vez que tenían el modelo en la mano, los arqueólogos realizaron un examen transversal de las runas individuales, comparando las de la calcita blanda con las mismas letras talladas en la piedra grauvaca dura.

Eligieron la letra V para tener un foco. En la calcita blanda, la intemperie fue tan significativa que la letra parecía ser más como una U. Y las runas de calcita en general eran un 25% menos profundas que las de la piedra grauvaca.

"El 25% es lo que se esperaría después de unos 130 años", dijo Blue Nelson, expresando su duda sobre que la piedra hubiera estado boca abajo en el suelo húmedo durante los últimos 650 años.

Pero Mike Arbuthnot tenía sus propias ideas: “¿Cómo sabes cuál sería el nivel de desgaste durante 125 años? Supongamos que la historia es real ".

Así que acordaron estar en desacuerdo. A pesar de que gracias al escaneo 3D, el contraste entre las tallas de la piedra rúnica era muy claro, todavía no resolvía el misterio. Se necesitaban más pruebas.

El resto del episodio está dedicado a la búsqueda de evidencias, ya que recrean parte del supuesto viaje de los Vikingos en Minnesota remando en una réplica de un bote vikingo en el río St. Louis en invierno, y su vez hacerle una visita a un experto tallador de piedras, para ver si es posible para una persona común, tallar una piedra rúnica similar.

Para obtener más información, sintonice el programa aquí:

https://www.sciencechannel.com/tv-shows/americas-lost-vikings/

(episodio 4, Fantasmas de los Grandes Lagos)